¿Como cortar las uñas a mi bebe? Cuidados del recién nacido

Una de las angustias de los recién papás es cómo cortarle las uñas a un pequeño. Hay que tener en cuenta que el cuidado de estas es necesario porque mantenerlas limpias puede evitar el riesgo de algunas infecciones en caso de arañazo o que estas se claven en la carne.

Para cortar las uñas del bebé hay que tener en cuenta que son muy débiles y suelen estar pegadas al dedo. Para ello hace falta sutileza y buen pulso, puesto que manejar sus diminutos dedos suele ser difícil, sobre todo si no se tiene experiencia previa. Siempre hay que tener especial cuidado en que no queden esquinas puntiagudas o irregularidades que puedan clavarse en la piel del dedo cuando la uña de nuevo crezca.

En todo caso, se trata de una cuestión de prudencia puesto que los bebés tienen las uñas muy blandas al nacer y el movimiento descomedido de manos y pies puede hacer complicada la tarea de cortárselas. Por eso, es recomendable encontrar la tranquilidad del bebé para proceder a ello.

Después del baño, cuando están relajados, puede ser un buen momento para cortarles las uñas ya que se reblandecen más. Mientras duermen es también una buena ocasión, teniendo en cuenta que hay que ser sigilosos y no sorprenderles con movimientos inesperados. Poco a poco, y mientras van creciendo, es aconsejable ir incorporando esta práctica de higiene a sus hábitos para que lo vea como algo natural y no tenga temores.

Después de cortar las uñas, conviene pasar una gasa estéril entre los dedos o revisar las manos y la ropa para que no haya quedado ninguna uña suelta que pueda dañar al bebé o hacerle arañazos.

La frecuencia del corte de uñas, dependerá del ritmo de crecimiento de cada bebé. En general suele ser una vez por semana en el caso de las manos y una vez al mes en el de los pies, puesto que estas uñas crecen más lentamente.

Cada vez que se le cortan las uñas al bebé es recomendable prestar atención a su color porque a través de este se pueden detectar posibles infecciones o que la uña se haya clavado en la piel. El color normal es rosado con un pequeño semicírculo en la base, que a veces es imperceptible. Ante cualquier anomalía se debe acudir al pediatra.

Los métodos más utilizados son el cortaúñas o la lima, siendo más recomendable la segunda. Pero en el mercado hay aparatos innovadores como el Buzz B que utiliza una técnica que permite cortar las uñas de los pequeños mediante un sistema de vibración, muy parecido al que se utiliza con la lima, pero que asegura que aunque se toque la fina piel del bebé no se le producirán daños.

Además, cuenta con dos velocidades diferentes y cuatro recambios para la diferente dureza que alcanzan de las uñas del niño a medida que crece.