Los desnudos de Milo Moiré ¿Arte o porno?

Se ha cuestionado muchas veces si el arte contemporáneo es realmente arte, ya que vemos a miles de autores que pareciera que sus creaciones no justifican su discurso. Actualmente, Milo Moiré es una de las artistas que más controversiales en el mundo del arte moderno, por su manera de manejar el performance. A continuación te presentamos su trabajo.

Creditos Peter Palm

Moiré es feminista y defiende que el cuerpo de la mujer no tendría que sufrir de estereotipos o críticas sociales. Esta artista suiza, de 33 años, ha demostrado no conocer la pena, el pudor y la decencia que se esperaría que tuviera una mujer de su edad ante la sociedad.

La justificación de su obra reside en buscar la igualdad de género con algo tan natural como lo es el cuerpo femenino. Acepta las críticas con calma y no siente la necesidad de defenderse de ellas e incluso declara que “la línea entre arte y porno es muy difusa”, ya que ha recibido reclamos por grabar sus performances y después venderlos, lo cual muchos ven como un negocio sexual que alienta a los pervertidos que la siguen. Se define como una “artivista”, siendo una combinación de artista con activista y su fama ha crecido rápidamente, llegando sus vídeos a 8 millones de reproducciones en Youtube.

Su crítica va dirigida al doble discurso de la prensa que muestra imágenes explícitas y violentas sin censura, pero que el tema del desnudo le causa polémica.

Contrario a lo que muchos pueden pensar, Moiré estudió psicología por lo que decidió expresar su vocación por medio del performance. Moiré lleva su desnudez a todas partes: a los parques, plazas comerciales, al metro, en fin, cualquier lugar donde pueda tener una interacción con un público que se pueda sorprender. Es por esta razón que varias veces ha terminado en la cárcel y afirma que esto no es un truco publicitario, que es una experiencia terrible y que no se la desearía a nadie.

Articulo Relacionado:  Arte sinestesia

El año pasado realizó la manifestación artística que la llevó a la fama y por la cual terminó en la comisaría británica. Milo paseó por Trafalgar Square en Londres con su performance titulado Mirror Box. Ella se presentaba semi-desnuda con una caja de espejos cubriendo sus genitales o el busto, el interior de la caja tenía una cámara que captaba el momento cuando las personas tocaban sus partes íntimas. Con un megáfono dio un discurso con el que justificaba su performance: “Estoy aquí hoy por los derechos y autodeterminación sexual de las mujeres. Las mujeres tienen una sexualidad al igual que los hombres. Sin embargo, ellas deciden por sí solas cuándo y cómo quieren ser tocadas y cuando no”.

Para ella, llevar su arte a las calles genera un contacto más íntimo con el público, utilizando su cuerpo para desprenderse de los estereotipos de la sociedad actual.

Su trabajo no es nada nuevo ya que Milo admite haberse inspirado en la propuesta de Marina Abramović titulada Rhythm 0 (1974), en la que la artista se expuso con varios objetos diferentes ante una audiencia que le podía hacer lo que quisiera con ellos, mientras ella permanecía inmóvil durante 6 horas.

Moiré también pinta con su vagina, trabaja como modelo y hasta ha llegado a aparecerse desnuda con un bebé en un museo.

Seguramente este año nos seguirá sorprendiendo con su creatividad que desafía la mente conservadora de sus espectadores.

¿Conocías el performance de Moiré?, ¿consideras que su trabajo es arte o porno?

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *