Saltar al contenido
Grupo Perú

¿Cómo combatir la sobre pesca?

Hablamos de sobrepesca cuando la cantidad de peces recolectados excede la capacidad de las poblaciones para reconstruirse naturalmente. La captura de tales cantidades de pescado puede parecer económicamente atractiva, pero tiene consecuencias nefastas.

Tres mil millones de personas dependen del pescado como principal fuente de proteínas, y la pesca es la principal actividad de millones de personas en todo el mundo. Durante siglos, los mares y océanos nos han parecido una fuente inagotable de alimento.

Pero el aumento de las capturas y las técnicas de pesca destructivas, que permiten capturar cantidades cada vez mayores de pescado, llevaron a muchas poblaciones al borde del colapso en la década de 1950.

¿Cómo podemos evitar este problema?

Hoy en día, las poblaciones de peces mundiales están sometidas a una gran presión. Según los expertos aseguran que aproximadamente el 40% de ellos están sobre pescados, el 60% están empobrecidos y solo un 12,5% están fuera de peligro.

Afortunadamente, existen soluciones y sabemos cómo implementarlas, porque ciertamente el mar es un recurso renovable que aún puede alimentar a las generaciones futuras, siempre que la presión humana se mantenga dentro de límites tolerables. Es por ello que organizaciones ambientales se encuentran trabajando con los actores del sector para revisar la gestión de la pesca a escala global.

Favoreciendo de esta manera prácticas sostenibles que preserven los ecosistemas, pero también apoyando la subsistencia de los pescadores y garantizando la seguridad alimentaria. Se quiere poner un alto a la pesca ilegal y con este fin promover una mejor gestión y un control más eficaz de la pesca.

¿Cuáles son los consejos para combatir la sobrepesca?

La lucha contra la sobrepesca es necesariamente útil para la protección de la ecología marina. Se deben considerar varias técnicas para combatir la sobrepesca, por lo que se han pensado los siguientes consejos prácticos.

Practica la acuicultura marina intensa:

Como parte de la lucha contra la sobrepesca, las organizaciones ambientales actúan de acuerdo con tres principios fundamentales como son las poblaciones de peces sostenibles, un impacto ambiental minimizado y la gestión eficiente de la pesca. La práctica de la acuicultura marina contribuye al logro de estos tres principios fundamentales, porque permite encontrar nuevas poblaciones de peces.

De esta forma, se puede afrontar fácilmente el aumento del consumo de productos del mar, para ello es necesario instalar un criadero en la cuenca de engorde siguiendo el modelo de la acuicultura marina moderna. Por lo que se puede montar un criadero específicamente para la fertilización artificial de peces, crustáceos o moluscos.

Se deberá tener un conocimiento suficiente de su sistema reproductivo, ya que estas especies a menudo son triploides, tomando todas las medidas necesarias de acuerdo con la fragilidad de sus huevos y crías y también es necesario proporcionarles una dieta adecuada.

Esta población marina requiere una alimentación rica y variada, debido que su dieta puede cambiar de una etapa a otra durante su cría. También se necesitan corales marinos, ya que una cuarta parte de estas poblaciones marinas crecen gracias a ellos, así, incluso se puede instalar una granja acuícola para la cría de algunos tipos de mariscos más demandados en el mercado.

Incrementar las estrategias para combatir la pesca ilegal:

Incrementar las estrategias para combatir la pesca ilegal también es una mejor manera de combatir de manera efectiva la sobrepesca. La multiplicación de controles es una buena forma de lograrlo, por tanto, es necesario asegurar el control de los instrumentos de pesca y prohibir el uso de algunos instrumentos que dañen el medio acuático.

Esto es así con el uso de dinamita o pesca explosiva y la pesca con cianuro, también es necesario controlar el ancho y la profundidad máxima de una red de pesca para evitar que la red sea demasiado profunda para desestabilizar los corales marinos. En este caso, el establecimiento del régimen de autorización puede ayudar a las autoridades marítimas a controlar.

De esta manera, seguramente habrá capturas autorizadas y capturas no autorizadas para poder proteger específicamente a determinadas especies marinas como el atún rojo y determinados depredadores. De igual manera es necesario el establecimiento de un sistema de clasificación entre productos del mar, sin embargo, la mayoría de los peces capturados desechados tienen dificultades para sobrevivir.