Tienes que probar los Dorilocos

La primera vez que oí hablar de Dorilocos, mi colega me los definió como “como nachos, pero con ositos de goma”. Pero no fue hasta mi 3ª visita a la Ciudad de México que me topé con lo que sin duda es la contribución más loca de México a la cultura de la comida callejera.

En una concurrida acera fuera de un parque, vi a un niño de 9 años indagando en una pequeña bolsa de Doritos de Nacho Cheese llena de un caos rojo con muchas cosas revueltas. Sacó astillas de forma irregular, trozos redondos y alargados, mientras se lamía las puntas de los dedos después de cada mordida. Estaba completamente inmerso. No podía dejar de mirar.

Es difícil describir los Dorilocos con palabras. La receta comienza con los Doritos de Queso Nacho, que luego son cubiertos con una variedad de ingredientes: cueritos de cerdo en escabeche, pequeñas varas de jícama, pepino en cubos, zanahorias ralladas, cacahuetes (que los vendedores suelen describir como japonés, los que tienen la cáscara crujiente y con sabor a salsa de soja), ositos de goma, jugo de limón, chile en polvo, salsa Valentina u otra salsa picante, y chamoy, una adictiva salsa agridulce y salada hecha de fruta encurtida. Es increíble.

” Creo que es principalmente para los niños después de la escuela”, dice Javier Cabral, un escritor de comida radicado en Los Ángeles que escribe extensamente sobre la comida mexicana. “No quiero llamarlo un PB&J, pero es un tentempié post-escolar, no es una comida en sí misma.” Mas bien una botana…

Cabral cree que los Dorilocos se convirtió en un alimento popular de la calle porque ” combinan las texturas y los sabores que la gente ama “. Si piensas en la comida callejera india, es como un papri chaat: crujiente, frita, con nueces, bañada en salsa, agria, picante y simplemente deliciosa para comer. Te divierte”.

Articulo Relacionado:  ¿Me conviene iniciar una pastelería?

Pero muchos no niños también comen Dorilocos. Los padres los comen con sus hijos pequeños, y comparten una bolsa como una golosina por la tarde. Los jóvenes profesionistas también esperan en fila para revivir la nostalgia de su juventud, sonriendo mientras un vendedor de carretillas les entrega una bolsa de este bocadillo delicioso y salvaje. Es muy tentador categorizar a los Dorilocos como comida chatarra (y es genial por eso, no me malinterpreten), pero también es algo que los adultos comen a plena luz del día.

Los Dorilocos existen desde hace al menos 15 años. Se relacionan con otro bocadillo de papas fritas en bolsas más antiguo llamado Tostilocos, un invento similar hecho con Tostitos, como su nombre lo indica. Una teoría dice que los Tostilocos fueron inventados por Frito-Lay como parte de una ley de mercadotecnia dirigida para que los mexicanos comieran más papas fritas.

El historiador de la comida mexicana Gustavo Arellano, con sede en el Condado de Orange, planteó una teoría opuesta en el New York Times en 2012: Tostilocos, Dorilocos, y otros bocadillos callejeros salseados, basados en papas fritas, se desarrollaron originalmente, como una forma para que los mexicanos reclamaran un producto que las compañías estadounidenses estaban presentando, como auténticamente mexicano.

En el Times, Arellano dice: “Eso es lo que la gente en México hace con todo lo que viene de otra parte. Lo cambiamos, añadimos más ingredientes, más salsas.” Tostitos vio entonces una oportunidad de marketing en el tentempié casero y se lanzó con él, llegando incluso a crear letreros de marca para tiendas y puestos, y publicando recetas para el producto en línea.

Articulo Relacionado:  Chow Mein con pollo. Comida China

Todo lo que necesitas saber sobre la comida callejera mexicana

Al norte de la Ciudad de México, la actitud acerca de este nuevo snack cambia de un reconocimiento a regañadientes a un verdadero orgullo. “Todos los tijuanenses discutirán hasta la muerte: Tijuana es el lugar de nacimiento de Tostilocos“, dice Jason Thomas Fritz, un periodista radicado en la Ciudad de México. Él, al igual que Arellano, cree que es improbable que Tostitos tenga algo que ver con la creación del plato. En Tijuana, la gente come Tostilocos y Dorilocos de la misma manera que come tacos y tortas: cuando hay huelga de hambre.

Más allá de Dorilocos y Tostilocos, hay docenas de variaciones: Tosti Elotes (con granos de maíz), pepihuates (una especie de sopa fría a base de Clamato rellena con esos cacahuetes japoneses), Los Crazy Chips (papas fritas de barbacoa bañadas en salsa y Clamato), papilocos (a base de papas fritas), y más.

Tomados en conjunto, constituyen su propia clase de alimento novedoso mexicano. Los puestos de venta callejeros pueden especializarse en uno u otro tipo, y las tiendas de la esquina en toda la Ciudad de México pueden llegar a ser famosas por sus propias y únicas interpretaciones. No hay nada como esto, en ninguna parte.

Fritz está obsesionado con la comida. “Los dorilocos lo son todo para mí”, admite, “incluso estaba contemplando el hecho de introducir de a los doritos con sabor tapatío a México -porque no los tienen-, así que podría pedirle a mi Doriloquero local que hiciera un riff sobre el clásico”.

Mi primera bolsa de Dorilocos, recuerdo que la compré en un puesto frente al Museo Nacional de Antropología en un cálido y soleado día de invierno. ¿Había un brillo diabólico en mis ojos? Lo que pensé que estaba notando el sabor, antes de dar mi primer mordisco, era de miedo.

Articulo Relacionado:  Receta de Empanadas Colombianas de Carne y Papa

Usted podría pensar que va a probar los Doritos primero, pero ese sabor a queso nacho se pierde con la salsa. En los primeros bocados, las papas fritas siguen crujientes, pero se empapan cuanto más tiempo tardas en comerte la bolsa entera. La textura de los cueritos, gomosa pero firme como el cartílago, es insospechada en este caso. Pero la interacción entre el maní crujiente, los osos de goma de dulce y las papas fritas saladas es simplemente genial. Como una comida realmente buena, es la salsa y la textura lo que hace que los Dorilocos sea una joya y con gran exito.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *